Jueves, 29 Marzo 2012 15:57

Parque Gasset de Ciudad Real Destacado

Escrito por José Arrieta & Francisco Javier Plata
Valora este artículo
(8 votos)

El Parque de Gasset está ubicado al suroeste de la ciudad, entre la Ronda del Parque, Ronda de Calatrava, Ronda de Alarcos y la Avenida del Ferrocarril. Limita con el Colegio Público Ferroviario, el Colegio Público Jorge Manrique y el Museo del Quijote.

Su superficie es de 80.674 m2, de los cuales 23.727 m2 se dedican a césped con arbolado y masas arbustivas dispersas, 4.604 m2 a zona arbustiva, 499 m2 a planta de flor y el resto a paseos, juegos infantiles, zona deportiva y edificios (aseos, bares…). También se ubica en el parque un nuevo área de servicios para el departamento de Parques y Jardines, cerrado y de unos 2.000 m2, el cual cuenta con nave almacén, talleres de carpintería y fontanería, zonas de aparcamiento para vehículos ligeros, camiones, maquinaria pesada, tractores, etc., área de depósito de plantas, invernadero y zona de vestuarios, dentro del cual hay zonas de reuniones, descanso y estar. Se incluye dentro de este área de servicios un aulario de formación y divulgación medioambiental.

Cuenta con 1.061 árboles, siendo el arbolado más significativo el siguiente: Grupo de Tilia cordata (Tilo de hojas pequeñas) de unos 15 metros de altura y un perímetro de tronco entre 90/110 centímetros, los cuales se encuentran junto a la Talaverana; Taxus baccata (Tejo) formados en prisma de unos 4 metros de altura y 1,50 metros de lado, que se encuentran enmarcando las entradas de los paseos que rematan en la Talaverana; Pinus pinea (Pino piñonero) de unos 15 metros de altura y un perímetro de tronco de 150 centímetros, que se encuentran junto a la pista de bicicletas; Pinus halepensis (Pino carrasco) con una inclinación bastante acusada, de una altura de 25 metros y un perímetro de tronco de 125 centímetros, que se encuentra junto a la fuente del albercón; Picea excelsa (Abeto) de unos 25 metros de altura y un perímetro de tronco de 110 centímetros que se encuentra junto a la rosaleda de la fuente de José María de la Fuente; Cupressus sempervirens horizontalis (Ciprés) de unos 30 metros de altura y 90 centímetros de perímetro de tronco, que se encuentra junto al Paseo Escultor García Donaire; y Ulmus campestris (Olmo) de 20 metros de altura y un perímetro de tronco de 250 centímetros, que se encuentra en la entrada principal del parque. También hay ejemplares interesantes de Sophora japónica (Acacia del Japón), Robinia pseudoacacia (Falsa acacia), Ulmus campestris (Olmo), Ulmus minor (Olmo) y Ligustrum japonicum (Aligustre). => Ir a la clave de identificación.

Las primeras gestiones para adquirir los terrenos que más tarde dieron lugar a la zona verde más importante de la ciudad, se realizan en 1909 por el Ayuntamiento, quien negocia con la compañía de Ferrocarriles, que era la propietaria de estos terrenos convertidos en esos momentos en un vertedero.

No es hasta 1915 cuando el Alcalde Don José Cruz Prado consigue por fin mediante gestiones, en las que también interviene el diputado liberal por Ciudad Real Don Rafael Gasset, la adquisición del suelo para hacer un paseo, y será al año siguiente cuando se celebra aquí por primera vez la Feria de Agosto, que venía realizándose en la Plaza Mayor según relata Hermenegildo Gómez Moreno en el Boletín de Información Municipal de agosto de 1982.

El parque era entonces un amplio paseo dividido longitudinalmente en tres partes mediante bancos y arbolado, resultando uno central más ancho, que finalizaban en la Cruz de los Casados. Se debe por tanto al empeño de este Alcalde la creación, configuración inicial y primera ampliación del parque con el proyecto de una plaza en el centro del paseo, donde se colocará un reloj floral. Nos referimos a la plaza donde se instaló la Fuente Talaverana, obra de Ruiz de Lerma inaugurada en la Feria de 1925, cuya ornamentación se encargó a unos famosos ceramistas de Talavera, según escribe Cecilio López Pastor en Lanza Extraordinario de 1982, lo que le ha dado nombre desde su creación.

Es también en esos momentos de la década de los años 20 cuando a cada uno de los lados del paseo se realizan las dos pérgolas en las que se instalan además bancos, y se completa el recinto levantando en sus proximidades un kiosco para los conciertos que todos los domingos del verano daba la banda municipal, habilitado en su parte inferior como bar, y terraza de velador que se instalaba en la Feria. Se completa la ornamentación de estos primeros jardines, de estilo neoclásico, con la estatua de López Salazar “Alegoría de la Primavera”.

El parque sigue recibiendo instalaciones en los inicios de los años 30 con el Ayuntamiento republicano, siendo recuerdo suyo la biblioteca popular y el palomar que se encuentran al inicio del paseo de las pérgolas, así como el monumento a Rafael Gasset, en ese momento Ministro de Fomento y promotor del pantano de abastecimiento de agua para la ciudad.

Tras la Guerra Civil, el parque se constituye como único lugar donde son posibles las actividades lúdicas de la población ciudadrealeña, celebrándose los bailes de la Feria que antes se hacían en el Casino.

Poco a poco va penetrando aquí la verbena de la Feria, tanto en el Paseo Central como en la Fuente Talaverana, donde en los años 60 se construye un auditórium y se derriba el kiosco de la música, del que se dice que es “antiestético”, como leemos en un artículo de Ramón González Díaz en el Boletín de Información Municipal de diciembre de 1968. Es en estos años cuando se hacen profundas reformas en el parque y además se asfaltan los paseos principales, se eliminan los viejos olmos del paseo principal y se sustituyen por los álamos actuales, y se instalan los bancos.

Concretamente, en 1965, se realizan las obras de ampliación del parque por la Cruz de los Casados y se instala en la entrada un grupo escultórico, obra del escultor Marino Amaya.

El parque también ha sido objeto de atención de los Ayuntamientos democráticos y en los últimos años ha recibido también importantes reformas y ampliaciones. Así, entre 1985-1987, se amplia considerablemente el mismo, se instalan los nuevos servicios, se hace la pista infantil de tráfico y la de bicicletas y se completa con las ampliaciones de parterres ajardinados realizadas en 1987, en la parte que corre paralela a la ronda del Parque hasta la zona infantil y en la parte situada frente a la Iglesia de Santo Tomás de Villanueva, con un total de 25.000 m2, siendo en la primera de ellas donde se introducen también nuevos elementos arquitectónicos con carácter ornamental obra del, en esos momentos, Arquitecto Municipal, D. Diego Peris Sanchez. También se realiza una ampliación en lo que fue terreno municipal cedido a Obras Públicas y retrocedido al municipio, ajardinándose todo el acceso a la ciudad por la carretera de Puertollano.

Además de estas obras, realizadas cuando presidía la corporación municipal D. Lorenzo Sélas Céspedes, en el año 1995 se sustituyó el auditórium de la plaza de la Fuente Talaverana por una nueva fuente, así como el antiguo muro de la entrada por un nuevo cerramiento, una verja de hierro forjado ante la que se instala una fuente lineal con surtidores[1]. También en el año 2000 se remodela el paseo central, modificándose el solado, instalándose   bancos nuevos y sustituyendo el arbolado de álamos (en malas condiciones fitosanitarias) por arbolado de Platanus hispánica.

En el año 2005 se ajardinan los terrenos cedidos por RENFE y que se anexionaron al Parque de Gasset, dotándoles de caminos que unen transversalmente la zona de acuerdos a las curvas de nivel  y parterres ajardinados básicamente con praderas de césped y grandes masas sinuosas de rosales paisajistas de diversos colores, haciendo un conjunto muy llamativo y espectacular en primavera. Posteriormente en el año 2007 se inaugura la fuente en cascada que divide esta zona en dos partes y que da una nota ornamental, de frescor y calidad a esta nueva área dentro del parque.

Con la llegada a la Alcaldía de Dª. Rosa Mª Romero Sánchez, se producen en el parque unos importantes trabajos de recuperación y restauración, a causa de los actos de vandalismo ocurridos en el mismo y al abandono que sufrían sus fuentes y zonas de interés. En concreto, durante 2008 y 2009, a través del Área de Sostenibilidad dirigida por D. Juan V. Caballero de la Calle, el Ayuntamiento revaloriza la zona de la Fuente Talaverana, en la que se han repuesto y restaurado todos los elementos ornamentales, se ha remodelado completamente toda su estructura externa, se ha instalado luz, se han renovado los juegos de agua de la fuente y se ha arreglado y reformado su zona perimetral, además de recuperar su entorno y restaurar los bancos que rememoran pasajes del Quijote con cerámica de Talavera; el paseo escultor García Donaire y su entorno, en el que se han recuperado y restaurado las pilastras con su maceteros, los bancos y las vallas, los cenadores, las fuentes de la Primavera y de José María de la Fuente (en las que se ha instalado iluminación, chorros de agua y en la de la Primavera también se ha realizado un estanque nuevo alrededor de la misma) y se han instalado focos de luz indirecta a lo largo del paseo; y la Fuente de Gasset, que se ha remodelado completando la escultura semidesnuda que contenía la misma, la librería y las dos pérgolas que se encuentran a ambos lados del paseo.

A continuación vamos a conocer en mayor profundidad las diferentes esculturas que podemos apreciar en el entorno del Parque de Gasset, las cuales son: la Alegoría de la Primavera, la Cruz de los Casados, el Monumento a Gasset, el Monumento a Don José María de la Fuente, el Monumento a José Cruz Prado, la fuente de Hernán Pérez del Pulgar, las esculturas de Sancho Panza y Rucio, Don Quijote y Rocinante, y la estatua de Alfredo Calatayud Sauco.

Sobre la obra La Primavera es poco lo que se sabe, únicamente su autor: Jerónimo López Salazar (Ciudad Real, 1899-1979); su fecha (1925), su ubicación y la simbología de lo que representa (la Alegoría de la Primavera).

Su escultor recurrió al estilo modernista, para representarnos una figura femenina de exaltada belleza, en cuyos brazos contiene una guirnalda que simula la imagen de un arpa. El arpa se convierte en elemento parlante, pues nos dice qué representa. Se trata de Flora, la figura que encarna la primavera. La primavera corresponde con una fase lunar y de edad del hombre (REGUILLO MORENO, M., 2007).

A la entrada de una de las puertas del parque, se encuentra la Cruz de los Casados. Se presenta sobre una columna de orden corintio, apoyado a su vez en una escalinata circular.

La Cruz de los Casados nos cuenta toda una leyenda, basada en las disputas entre Villa Real y Miguelturra. Por autorización, la gran villa sobrepasaba los límites de su territorio en busca de un provecho, a lo cual Miguelturra respondería con clara violencia. Esto desencadenó una lucha entre Alvar Gómez de Piedrabuena y Remondo Núñez. Pero el destino hace que Sancho y Blanca, hijos de uno y otro, se enamorasen, decidiendo casarse y así conseguir la reconciliación entre ambos territorios. El humilladero es el lugar elegido por Fray Ambrosio para unirlos, pero en ese momento aparece Remondo, quien acabaría finalmente con la vida de los enamorados.

Por esta historia de amor, surgida en el siglo XIV, los vecinos de Villa Real, colocaron la cruz, en recuerdo de la pareja, el 19 de febrero de 1929 en el Parque de Gasset.

El 21 de marzo del mismo año, se decide ambientar la obra en la época en la que sucedió el romance. El proyecto consistía en su instalación en un templete renacentista, con cuatro columnas de piedra caliza, con sus respectivas basas y capiteles y cubierta por una teja vidriada. Detrás de ella, una fuente de taza realizada en ladrillo y mampostería y en los respaldos de los diferentes bancos llevaría el extracto de la leyenda. Pero fue un proyecto que finalmente no se llevó a cabo (REGUILLO MORENO, M., 2007).

El monumento a Gasset se realiza conjuntamente entre el escultor Ignacio Pinazo Martínez, artista valenciano hijo del pintor Ignacio Pinazo Camarlench, y el arquitecto Julio Carrilero Prat.

Esta obra supone un homenaje a Don Rafael Gasset y Chinchilla, personaje que aportó a la ciudad la riqueza del agua, pues la apertura del pantano (también llamado Gasset), se declaró como obra magna y levantó grandes ilusiones en el ámbito agrícola.

El recurso del agua queda patente a través de la fuente en piedra, y que junto al busto-retrato en bronce conformaría la obra.

El agua brota de la boca de un pez situado en la parte trasera del retratado, en armonía con el relieve ubicado en el frontal de la fuente.

En él se representan tres figuras femeninas, posiblemente las nereidas, consideradas las ninfas del mar al vivir en la profundidad del océano. Emergían a la superficie para socorrer a cualquier marinero.

Justo delante de R. Gasset, un cuerpo semidesnudo sobre una especie de pequeño altar.

En su reverso podemos ver una inscripción que dice: “Ciudad Real erigió este monumento por suscripción del pueblo para conmemorar la obra fecunda del gran español Rafael Gasset y Chinchilla que fue viva representación del trabajo y amor a la patria. La Mancha reconocida”.

Gracias a la labor de este personaje, los llamados Paseos de Alarcos pasarían a recoger el calificativo de Parque de Gasset. Es en este lugar en el que se instala el monumento en el año 1932 (REGUILLO MORENO, M., 2007).

El monumento a Don José María de la Fuente se inauguró en agosto de 1934. Felipe García Coronado realiza esta obra con un estilo muy naturalista.

En medio de un estanque que ambienta la obra, levanta un obelisco en mármol gris en el que representan a través de cuatro relieves (esta vez en mármol blanco), facetas y elementos alusivos a Don José María de la Fuente. En el primero de ellos, el entomólogo se encuentra leyendo un libro de coleópteros, mientras el resto se decoran con imágenes de artrópodos y niños.

La tipología del obelisco intenta reflejar la estabilidad y permanencia de la República, de forma distinta a la que más tarde desarrollará el franquismo.

Al mismo tiempo en el que se proyecta el monumento a José Cruz Prado, se indica la necesidad de una intervención en esta obra. El 18 de marzo de 1941 queda aprobada su restauración (REGUILLO MORENO, M., 2007).

Con respecto al monumento a José Cruz Prado, según testimonian las actas del Ayuntamiento, el 5 de marzo de 1941 se presta una contribución de 500 pesetas para dicho monumento. Esta obra se sitúa a la entrada del parque de Gasset, concretamente en la zona izquierda, y nos presenta sobre un pedestal cruciforme, que le hace diferenciarse del resto de esculturas, un retrato realista de José Cruz Prado, el que fue alcalde de Ciudad Real en dos ocasiones: 1916 y 1919.

El impulso que ofreció al Parque de Gasset es lo que le ha llevado a representarse en piedra, pues su actuación se basó en promocionar este lugar a través del traslado de la feria y de los desfiles de carnaval, consiguiendo una mayor afluencia de público al que estaba acostumbrado (REGUILLO MORENO, M., 2007).

Por otra parte, a las puertas del Museo el Quijote, Fernando Mayoral nos presenta una visión nueva de la escena cervantina. Primero Sancho Panza y Rucio (1999), luego Don Quijote y Rocinante (2004), se disponen de vuelta a casa, dotados de un carácter cómico que hace más cercana y singular la escultura.

Su obra pública se clasifica en tres grupos: el retrato, el religioso y el conmemorativo, en el que se encuadra esta obra. Es aquí donde Fernando Mayoral trata con una mayor libertad a los personajes, trasladándonos la imagen que nosotros hemos creado de ellos en nuestra mente. Por eso Sancho Panza muestra una actitud humilde, campechana y leal pues debe seguir a su compañero, y parece que es él quien tira del burro. Mientras tanto, Don Quijote presta la estética de ideal caballeresco, de héroe invadido de locura. Sus fantasmas le obligan a continuar el camino, y a la vez que eleva la lanza, tira de las riendas para levantar a Rocinante que ha caído rendido.

Ambas esculturas se proyectaron a escala real, con el fin de evadir el hieratismo característico de muchas figuras cervantinas. Sufrieron un proceso de estudio muy particular, en el que su autor recurrió a fuentes impresas –como apuntes y escritos de anatomía-, pero también a la fuente visual, pues hizo que un gran amigo suyo, conocedor de la obra, posara de modelo, adoptando diferentes posturas y gestos que le facilitaran la ejecución de la obra.

Las dos figuras han sido conseguidas con grandes volúmenes (sobre todo en el caso de Sancho) y huyendo del detallismo (REGUILLO MORENO, M., 2007) [2].

Por último, también podemos encontrar, desde finales de 2008, en uno de los paseos del parque la estatua de Alfredo Calatayud Sauco, realizada por F. L. Gómez en homenaje a “El Pintor de la Capa” (Ciudad Real, 1936-1996), que fue profesor de dibujo del Instituto Juan de Ávila y de la Escuela de Artes de Ciudad Real. Esta obra fue donada por la esposa del pintor al Ayuntamiento de Ciudad Real.

Dispone el parque de dos zonas de juegos infantiles, una pista de karts, pista de bicicletas, área de skateboard, aseos públicos, bancos, alumbrado, papeleras, fuentes bebedero y área de estancia para perros. Además, también encontramos dentro del propio parque, dos kioscos de diseño moderno, destinados a la restauración. Mención especial hemos de hacer de las 12 fuentes ornamentales con las que cuenta el Parque de Gasset, alguna de las cuales ya se han nombrado pues enmarcan esculturas del propio parque:

  • Fuente lineal en la entrada principal del parque: consta de vaso rectangular con 25 chorros tipo lanza de 3 metros de altura cada uno e iluminación de cada uno de ellos.
  • Fuente de Jose María de la Fuente: consta de vaso en diseño lobulado con 4 chorros tipo nieve de 1 metro de altura cada uno e iluminación de cada uno de ellos; tiene la escultura en su centro, la cual también está iluminada.
  • Fuente de la Primavera: consta de vaso en diseño lobulado con 4 chorros tipo nieve de 1 metro de altura cada uno e iluminación de cada uno de ellos: tiene la escultura en su centro, la cual también está iluminada.
  • Fuente de la Talaverana: consta de vaso hexagonal con jardinería exterior y vallado; tiene chorro central que sale vertical de un elemento central a modo de plato con remate en lanza y diversos chorros laterales en parábola que salen de figuras de rana y pato hacia el centro de la fuente; consta de iluminación del vaso y del elemento central.
  • Fuente Cibernética: consta de diversos chorros laterales y centrales que realizan diversos juegos de agua con alturas y formas variadas, en forma secuencial.
  • Fuente de Gasset: consta de vaso en diseño lobulado, con 4 chorros tipo nieve de 1 metro de altura y un surtidor de agua central que llena dos vasos de la fuente a distinto nivel; también dispone de iluminación del vaso.
  • Fuente de los Arcos: consta de vaso rectangular con elemento escultural formando arcos y 10 chorros tipo lanza de 2 metros de altura en el centro de cada uno de los arcos; tiene iluminación en cada uno de los chorros.
  • Fuente del Albercón: consta de vaso en forma lobulada con elemento central con bocas de pez de las que salen cuatro chorros de agua a unas piletas de tres niveles; tiene además 4 chorros en parábola que salen de las esquinas hacia el centro de la fuente.
  • Fuente de la Cascada: consta de 4 fuentes independientes que van desde la zona más alta, a la altura de la Avda. del Ferrocarril con una fuente semicircular con 8 chorros en parábola e iluminación de cada uno de los chorros, para continuar descendiendo hacia el paseo principal del parque, con dos fuentes rectangulares solamente con lamina de agua y luz en el vaso, y rematando en el paseo con una fuente circular con un chorro central de 10 metros de altura y 6 chorros laterales en parábola dirigidos hacia el chorro central, la cual tiene iluminación en el vaso y en todos los chorros.

 

 

En cuanto a funciones, el Parque de Gasset ha tenido una evolución desigual, ya que mientras desde el punto de vista ornamental, de su jardinería y del esparcimiento se ha incrementado la superficie dedicada a estas cuestiones, desde el punto de vista social también se han producido cambios. Analizando las funciones desde mediados de la década de los 80, cuando se venían produciendo utilizaciones para ocio, esparcimiento, así como actividades culturales (actos musicales, ferias…) y deportivas, vemos que éste era el espacio de ocio por excelencia para la ciudad. El traslado de algunas de estas actividades en el periodo mencionado incidió en el uso social, restringido al paseo y disfrute lúdico y sensorial del parque, al uso de las áreas de juegos infantiles y juveniles y de la pista infantil de tráfico y patinaje.

Así, el parque ha dejado de ser el gran centro de ocio que fuera en las décadas de los 60 y 70 y primera mitad de los 80, para compartir ahora esta función con otras zonas verdes de gran ámbito de influencia, como el Parque del Pilar, los jardines del Torreón, del Prado, de Antonio Gascón y del Recinto Ferial.

En cuanto a los aspectos ornamentales y estrictamente de jardinería, el Parque de Gasset supone un enclave de singular importancia por la gran diversidad de especies que se encuentran en los jardines, muchas de ellas de gran interés botánico ambiental dentro de la ciudad, que puede ser utilizado en diferentes niveles educativos y, con la información pertinente, por todo tipo de visitantes.

El parque cuenta con riego localizado, por aspersión para el césped, por difusión para los macizos de flor de temporada y por goteo para árboles y arbustos. En el año 2007 se realizó un nuevo sondeo en el Parque de Gasset (existía uno antiguo que se secó), llevándose a cabo a continuación, por parte del Área de Sostenibilidad, durante los años 2008 y 2009, los trabajos para la automatización del sistema de riego del parque. En esas fechas se inició el riego con agua no potable procedente de captación subterránea, estimándose unos ahorros en el consumo de agua potable de unos 32.500 m3 al año. Todo el sistema está completamente automatizado y programado, constando de programador, ordenador central, electroválvulas y sistema de chequeo de averías.

 

IDENTIFICACIÓN DE LAS ESPECIES DEL PARQUE

A continuación ponemos a vuestra disposición la clave NomenPlantor® de las especies del parque.


[1] El Medio Ambiente Urbano: Parques y Jardines de Ciudad Real”; Módulo de Promoción y Desarrollo “Hernán Pérez del Pulgar”, Departamento de Investigación; 1992.

[2] “Ornamento Urbano, Ciudad Real escultórica”; María Reguillo Moreno; 2007.

 

Visto 17557 veces Modificado por última vez en Martes, 12 Diciembre 2017 09:31