Miércoles, 13 Abril 2011 09:32

El Parque de La Concordia de Guadalajara Destacado

Escrito por J. J. Fernández
Valora este artículo
(1 Voto)

El Parque de La Concordia, un nombre muy sugerente y que merece la pena pararse a pensar en su significado, podríamos decir que es el Parque de Guadalajara con mayúsculas.

Un auténtico testigo de los 150 últimos años de historia de la ciudad. Un lugar de obligada visita y al que, verdaderamente, es necesario proteger y valorar en su justa medida. Sirva este artículo para hacer un recorrido de su historia para comprender, entre otras cosas, el por qué de su existencia, el por qué de su denominación y el por qué de su necesaria valoración y protección.

LA HISTORIA DEL PARQUE EN SU CONTEXTO

Plano de la ciudad de Guadalajara en antes de la construcciónEn el siglo XIX y, especialmente, al comienzo de la segunda mitad, se comenzaron a diseñar y construir parques y jardines por muchas de las ciudades de la geografía española. Estaban orientados para el uso y el disfrute de la gente.

¿Y esto a consecuencia de qué apareció? Ya que anteriormente los jardines eran de dominio privado, bien sea propiedad de la corona (el Buen Retiro, Jardines de Aranjuez, Jardines de la Granja,...) bien de la nobleza o bien de algún burgués enriquecido.

La pregunta sigue en pie. ¿Cuál fue la causa de su aparición? Los ayuntamientos sabían que otras grandes ciudades europeas, especialmente a partir de la Revolución Francesa (1792) tenían parques públicos y estos habían aparecido a consecuencia de las leyes que convertían a las personas de súbditos en ciudadanos. Ciertamente había que ir cambiando las leyes para la buena convivencia. (En la imagen adjunta, el plano de Guadalajara realizado por D. Francisco Coello antes de la construcción del Paseo de la Concordia. Aunque el plano está fechado en 1860 está levantado por la brigada topográfica en 1849. El original está ubicado en la Cartoteca Histórica del Ejército. Puede ampliarse y ver con más detalle haciendo clic sobre la imagen, como ocurre con todas las imágenes de este artículo).

Esta fue la génesis de la primera vez que se construía un parque o paseo público en Guadalajara. En 1851 se observa ya la exposición de un proyecto al jefe político o gobernador, que además siempre era el presidente de la diputación provincial, y que en el escrito al que se acompaña el mencionado proyecto se denomina como “...Proyecto nuevo de las Eras Grandes de la {tooltip}Carrera{end-link}El nombre de Carrera aparece porque era el lugar en el que en el día de San Miguel se hacía el alarde -los caballeros que tenían obligación de pasar revista a caballo- de los caballeros y, entre ellos “echaban carreras” con sus cabalgaduras.{end-tooltip}, Camino de San Roque...” y que dice  “...la comisión opina que debe destinarse para dicho paseo la cantidad de treinta mil reales ... se acompañaba un plano y se admitía si fuera necesario una indemnización a los propietarios del terreno (de las Eras Grandes de la Carrera)”. Sin embargo la comisión menciona que los citados propietarios llevan sin darle uso a las Eras al menos 6 años.

Plano del proyecto de La ConcordiaEn la imagen adjunta, representando el plano del proyecto, la parte inferior corresponde con la citada Carrera, siendo la parte derecha la que lindaba con la Plaza de Santo Domingo. Nótese en la parte superior la vía en diagonal que llevaba a la Ermita de San Roque.

En febrero de 1854, siendo alcalde de Guadalajara D. Francisco Corrido y gobernador de la provincia D. Jose María Jáudenes, el ayuntamiento desde su departamento de obras públicas y con el visto bueno del alcalde envía un escrito al gobernador urgiéndole “...siendo además muy entendible la necesidad apremiante de la ocupación a muchos jornaleros que en la actualidad carecen de los medios precisos para su alimento y el de sus familias ... hasta invertir la cantidad de treinta mil reales que la comisión propone con sujección al plano presentado por la misma...” Vuelve la comisión a señalar el asunto de la indemnización a los propietarios del terreno. También parece que los ediles de hace 150 años estaban muy sensibilizados en la cuestión social.

El proyecto se lleva a cabo con la colaboración de la Escuela de Ingenieros Militares, y fue nombrado director e inspector del mencionado proyecto el Capitán Caballero Profesor de Ingenieros D. Ángel Rodríguez Arroquía, que firmó el plano.

Acta manuscrita de inauguraciónEn mayo de 1854 las obras estaban ya muy avanzadas y el director de los trabajos pide un aumento de trece mil reales para que dicho paseo pueda inaugurarse el 13 de junio abriéndolo al público. El acta de inauguración aparece manuscrita en un folleto publicado por el Excmo. Ayto. de Guadalajara en el año 2004 denominado “Una historia de 150 años. Paseo de la Concordia”.

En cuanto al nombre de “Paseo de la Concordia”, parece que fue iniciativa del gobernador y presidente de la Diputación D. José María Jáudenes “...lleve el título de La Concordia en testimonio de la que felizmente reina en esta muy noble y muy leal ciudad...” También se dio el nombre de José María Jáudenes a toda la calle que circundaba el nuevo paseo.

Todo esto puede estar basado en la década que llevaban los conservadores gobernando la nación española y que, precisamente, unos días después de la inauguración saltó la llamada “Vicalvarada”, por lo que terminó el decenio conservador y se hizo cargo del gobierno de España la izquierda liberal.

Una vez parece llegado a la conclusión del porqué del nombre “Paseo de La Concordia”, el paseo estaba formado “...por un paseo central y dos bandas de jardines y rodeado todo por las calles del perímetro...”

La Concordia fue desde entonces el lugar de esparcimiento, fiestas y otros eventos de todo tipo, desde fiestas religiosas, deportivas, institucionales, así como festejos populares tales como verbenas.

En 1859 se precisa una reconstrucción dado el pésimo estado en el que se encuentra La Concordia. El 3 de marzo se aprobó la realización de dos surtidores que se ubicaron en los extremos del salón central y también un nuevo depósito de aguas que por circunstancias climatológicas quedó inservible, aprobando uno de nueva construcción en sesión del 1 de abril de 1860.

La Concordia a principios del siglo XXEn la sesión del 27 de junio de 1864 se acuerda la construcción de un tablado de madera como si fuera un escenario y sirva para que se organicen conciertos de la academia de música de la banda de ingenieros y que a la vez se use también para otro tipo de fiestas y verbenas que en el paseo se celebraban como las fiestas de San Pedro y de San Juan.

El depósito de aguas para riego se ubicaba donde actualmente se encuentra la pista de bolos y el aparcamiento del asilo. En 1912 se procede al traslado de ese estanque y la fuente a él asociada a la calle del Amparo con el fin de dar un mejor servicio a la vecindad.

En 1913 el consistorio aborda la sustitución del talud de tierra que presenta en todo el flanco de la Carrera, levantando un muro con sillares de piedra tallada, rematada por una barandilla de hierro forjado. De esta forma se consigue un magnífico mirador sobre la Carrera y a la vez se consigue levantar la inclinación que existía hacia la puerta de Bejanque y que, cuando llovía, arrastraba piedras y tierra hacia esa zona.

Kiosco de música del Parque de La ConcordiaEn cuanto al kiosco de la música se puede decir que estaba en las ideas del Ayto. el construirlo, pues el 9 de diciembre de 1908 se pidió un proyecto que su costo sería entre cinco o seis mil pesetas que se desechó por caro y por falta de presupuesto.

Ya durante el año 1914 se le encarga a D. Francisco Checa, arquitecto municipal, la redacción de un proyecto para el kiosco de la música, hasta el 21 de mayo de 1915, donde D. Ramón García, director de la banda provincial presentó un escrito para la inmediata construcción del kiosco.

En 1919 se produjo un cambio en el trazado del parque, que también afectó al mencionado kiosco, y en 1920 debido al mal estado en el que había quedado, se tuvo que construir uno nuevo. Las atracciones y puestos de feria de otoño se repartían entre la Plaza Mayor, la Plaza de Santo Domingo y el Paseo de La Concordia y esto aconteció hasta que las atracciones pasaron al Recinto Ferial en el año 1978.

Al estallar la guerra civil (1936 - 1939) y dependiendo de los avatares que se fueron sucediendo el Paseo de La Concordia fue denominado de diferentes maneras:

1854. Desde su inauguración se llamó Paseo de La Concordia

1937. Durante 2 años se llamó Paseo de La Unión Soviética

1939. El bando que ganó la guerra le cambió el nombre por Paseo de Calvo Sotelo, nombre que mantuvo durante 42 años.

1981. Vuelve a adoptar el nombre de Parque de La Concordia

Dentro de lo que es el Parque de La Concordia, la más importante transformación se realizó en 1941 con la apertura de un paso diagonal que enlaza la entrada de la Plaza de Santo Domingo con la calle de San Roque. El proyecto fue firmado por el arquitecto municipal D. Antonio Batllé y respondía a la necesidad de los mandos de la Academia de Infantería que necesitaban el paso franco para el desfile de los caballeros alumnos. Esto ocurrió siendo alcalde D. Enrique Fluiters Aguado.

En 1954 se erigieron las dos pilastras de entrada rematadas por unas farolas isabelinas que presentan un cierto estilo clasicista. Monumentalizaban la entrada diagonal desde la Plaza de Santo Domingo. La obra fue firmada por el arquitecto Batllé. Hacía 100 años que se había inaugurado el Paseo de La Concordia. Era entonces alcalde de Guadalajara D. Pedro Sanz.

En 1978, a iniciativa de D. Francisco Borobia, se afrontó un nuevo programa de reformas, la distribución geométrica y ordenada de los parterres fue sustituída por otra de formas redondedas y de diseño orgánico, tanto en planta como en altura, rompiéndose la unidad visual con la profusión de pequeñas lomas cubiertas de césped.

Fuente monumental del Parque de La ConcordiaEn 1982 se incorporaron dos macizos con arbolado en el paseo central, desvirtuando ya por completo el concepto de “salón” que fue el diseño de 1854. Fue también el momento de la instalación de una fuente luminosa en la intersección del Paseo con el paso diagonal. Se colocaron placas identificativas con datos relativos a su especie, en los árboles del parque. El alcalde, en aquel momento, era D. Francisco Javier Irizar.

La variedad de árboles es importante, habiendo un correcto equilibrio entre coníferas y otros árboles de hoja perenne y los árboles de hoja caduca. Es importante no excederse en la utilización de uno u otro tipo para favorecer el aspecto del parque y su uso a lo largo de todo el año. Un exceso de árboles de hoja perenne podría oscurecer demasiado el parque en invierno, momento en el que la escasa luz es un valor a proteger, y un exceso de árboles de hoja caduca daría, por el contrario, un aspecto demasiado triste.

Entre ellos se pueden contar las acacias, en especial las de tres púas, muy llamativas en invierno con sus largas vainas marrones colgando de sus copas, Pinos de varias especies (halepensis, radiata y pinea), Chopos y Álamos, Castaños de Indias, Olmos y Almeces, Árboles del Amor, Cedros, Cipreses, Enebros, Palmeras,... En su gran mayoría árboles de gran resistencia a las condiciones ambientales frías en invierno y cálidas y secas en verano y, el resto (como los Castaños de Indias) algo menos resistentes sobre todo en su juventud, pero que han sabido sacar partido del microclima creado por el resto de sus leñosos vecinos vegetales. (Es posible utilizar una herramienta de identificación de los árboles del parque al final de este artículo).

Como ornamento, en cuanto a monumentos tiene los siguientes:

1949. Instalación de la estatua de Venus en forma de fuente, llamada la “Mariblanca”, que antes había adornado la Plaza de Santo Domingo. Esta es una obra de la primera mitad del S. XVIII y procede del antiguo Palacio de Montesclaros.

1950. Colocación de un busto en memoria de D. Fernando Palanca Fortún, alcalde que fue de Guadalajara entre 1927 y 1928, y principal responsable de la reconstrucción del canal del Henares.

26 de enero 1960. Se inaugura el monumento al General Pedro Vives Vich, primer jefe y fundador de la aeronáutica española y cuyo monumento inauguró el ministro del Ejército de entonces.

2001. Colocación de un monumento al capitán Barberán y al teniente Collar, héroes que fueron del vuelo transoceánico desde el aeródromo de Cuatro Vientos en 1933. El autor del monumento fue D. Antonio Sanguino.

Existe también la figura de un guerrero del que se poseen muy pocos datos y que podría ser Carlos I de España.

Aunque ya no se encuentre entre los monumentos del parque, mención especial requiere, por la relativamente reciente retirada del parque y por sus especiales connotaciones en la memoria de los Guadalajareños, el monumento a José Antonio Primo de Rivera, inaugurado el 23 de Junio de 1973 y retirado el 23 de marzo de 2005.

Por último diremos que con motivo del 150 aniversario de su inauguración en uno de los pilares de la entrada, exactamente en el pilar izquierdo, se colocó una placa que dice “El Ayuntamiento de Guadalajara abrió al público este parque acordando que el nuevo paseo llevara el título de La Concordia en testimonio de la que felizmente reina en esta muy noble y muy leal ciudad. 150 años más tarde, el Ayuntamiento de Guadalajara desea rendir un homenaje al parque y a los miles de ciudadanos que diariamente acuden a él. Guadalajara 13 de junio de 2004”. En este momento, era alcalde de Guadalajara D. Jesús Alique.

¿...y con todo esto podemos decir que tenemos la historia completa del parque de La Concordia? Pues no, ni mucho menos. 150 años son muchos años y el Parque de La Concordia fue testigo, aunque mudo, de muchísimos problemas que cambiaron aún al propio Estado Español.

1854 - 1868. Monarquía Borbónica

1868 - 1872. Revolución gloriosa y expulsión de la monarquía Borbónica y entronización de la monarquía Saboyana

1872 - 1873. Expulsión de la monarquía Saboyana y elección de la Primera República

1873 - 1931. Disolución de la Primera República Cantonal y entronización nuevamente de la monarquía Borbónica

1931 - 1936. Elección de la Segunda República

1936 - 1939. Guerra Civil

1939 - 1975. Dictadura del General Franco

1975 - actualidad. Periodo democrático y nueva entronización de la monarquía Borbónica.

Y a esto tenemos que añadir las dos Guerras Mundiales (1915 - 1919  y 1939 - 1945 respectivamente).

Existen muchas cosas que quedan sin explicar, como los diferentes establecimientos llámese Bar Remo o el actual Tendido Alto; la biblioteca de Cervantes, los diferentes festejos, así como los campeonatos de petanca o bolos castellanos que se realizan habitualmente. Estas y otras muchas cosas que están o que se van quedando en el recuerdo de la historia, no las hemos recogido.

Sin embargo, hemos creído que lo más importante de la configuración del Parque de La Concordia, parque de todos los Guadalajareños, ha quedado completada y con esto hemos cumplido con la obligación de presentar a nuestros lectores tal como es y fue formado.

 

IDENTIFICACIÓN DE LAS ESPECIES DEL PARQUE

A continuación ponemos a vuestra disposición la clave NomenPlantor® de las especies del parque.

AGRADECIMIENTOS

Al Ayuntamiento de Guadalajara, significándolo en la persona de su actual alcalde D. Antonio Román. Nuestro agradecimiento a D. Javier Barbadillo jefe del archivo del Ayuntamiento de Guadalajara, por su buena acogida y ayuda facilitando la información necesaria para conseguir los datos sobre la exposición del tema.

Visto 6879 veces Modificado por última vez en Martes, 12 Diciembre 2017 09:14