Martes, 31 Diciembre 2013 12:06

La encina y el tilo Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Puff puff puff, el mes pasado me pilló el toro de lleno y este por los pelos. Menos mal que tenía un as bajo la manga, ya que si lo que hecho hasta ahora es contaros al mes una historia mitológica de una planta, en este caso voy a contar la historia de dos plantas. Así que ahí va la historia de Filemón y Baucis, la historia de la encina y el tilo.

Cuenta la leyenda que un día los dioses Zeus y Hermes se disfrazaron de pobres, y recorrieron la región de Frigia para comprobar la hospitalidad de los ciudadanos. De todas las casas que visitaron fueron rechazados, excepto de una pequeña cabaña de cañas y barro. Se trataba de la casa de Filemón y Baucis. Esta pareja, aún siendo pobres, les ofrecieron cobijo, comida y vino. Asombrados se quedaron cuando veían como el cántaro donde tenían el vino se llenaba hasta el borde tras sacar la jarra de vino. Fue entonces cuando los dioses se descubrieron y les dijeron que sería su casa la única que se salvaría de un diluvio. Además los dioses les concedieron todos los deseos que quisiesen. La pareja, con humildad, les solicitó a los dioses que les dejaran ser los guardianes del palacio de oro y mármol que se había convertido su casa. También le pidieron el deseo de morir juntos y cuando expiraron los dioses les convirtieron en una encina y un tilo que crecen desde un mismo pie.

Visto 1592 veces Modificado por última vez en Martes, 31 Diciembre 2013 12:41

Lo último de Eduardo Moreno Schez.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « El ciprés