Jueves, 29 Agosto 2013 18:58

El girasol Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

     Aunque en este artículo parece que voy a hablar de una flor, no es así, pues se trata de un gran conjunto de flores unidas, lo que en botánica se viene a decir un capítulo. La planta seleccionada es el girasol, y aquello que parecen pétalos, no lo son en realidad, sino que son flores liguladas. Y el centro está conformado por numerosas flores tubulares.


     Cuenta la leyenda que la ninfa Clitia mantenía un quehacer con el dios del sol, el bello Helios. Pero como sucede muchas veces en la mitología greco-romana, este dios se enamoró de otra bella joven, la llamada Leuconte. Helios, locamente enamorado, violentó a la joven, la cual no puso resistencia.


     Clitia, loca de celos al enterarse del romance de su amado, le contó a Orcamo, el padre de Leuconte, que esta no puso resistencia al dios Helios. Orcamo indignado enterró a su hija viva. Fue entonces cuando el dios transformó a su amante en una planta, pero esta historia continuará en otro artículo.


     Helios, al percatarse de lo sucedido, terminó su relación con Clitia dejándola abandonada. Clitia, rota de dolor, permaneció inmóvil durante nueve días, sin comer ni beber, consumiéndose poco a poco y no haciendo otra cosa que mirar al Sol, desde que amanecía hasta que caía la noche, convirtiéndose al final en el bello girasol.

Visto 1542 veces

Lo último de Eduardo Moreno Schez.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « La anémona La vid »