Viernes, 24 Febrero 2017 19:40

Ella Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

EllaBuero Vallejo: en la infancia esta todo o casi todo; en mi infancia esta San Roque, el parque de San Roque y la Fuente de la Niña, pero también está la Concordia. Son mis parques.

Toda mi vida escolar he atravesado la Concordia, el Paseo de La Concordia, ese que Pradillo ha descrito tan bien en su libro, sin vocación ni referencia alguna botánica, para qué.

Buero Vallejo: Sorprende considerar cómo la vocación definitiva nos trabaja también desde la niñez sin que reparemos en ello.

En la actualidad, siento el desamparo que sufren mis parques, la indignante desatención que se les presta, los parques más emblemáticos de nuestra ciudad, de nuestra vida, totalmente ninguneados, me pregunto dónde están los jardineros, qué fue de ellos...

Por la Concordia, sigo pasando casi a diario, y un feliz día de enero, me encuentro unas bandas perimetrales protegiendo lo que seguro que es una reciente siembra de césped y pienso: ¡Por fin, algo de criterio, un trabajo de mantenimiento bien hecho! Y, al mismo tiempo, sin dejarme disfrutar de lo pensado, la veo a ella.

Ella.

Ella está allí, esa palmera plantada en el otoño de 2015, si no recuerdo mal, y creo que no recuerdo mal porque cuando la vi, a ella, allí, recién plantada con sus tutores en paraguas, haciéndola tan ejemplar y tan estupenda, pensé:

¿pero por qué la han plantado ahora, en otoño, es que no saben que las palmeras se trasplantan en verano? ¡Ay, pero bueno, le han puesto tutores, algo es algo! También pensé: Vivirá, porque las plantas son agradecidas y casi siempre que veo algo así y pienso que no durarán ni dos días, fallo en mi pronóstico y viven para alegrarme la vida, todo hay que decirlo…

Pero esta vez, desgraciadamente, acerté, y allí está ella, ahí permanece, cercada, tan ejemplar y tan estupenda, con esa banda disuasoria para que nadie pise su zona de confort, su cementerio, ella allí, tan seca, con sus tutores y con toda la protección necesaria para que nadie profane su cadáver, ni mucho menos pise el césped que le han sembrado alrededor de su cuerpo presente.

Viva no era gran cosa pero muerta nos lo dice todo, DEP.

Visto 277 veces Modificado por última vez en Sábado, 25 Febrero 2017 11:21
Más en esta categoría: « Valdebebas