Si tuviéramos que comparar el conocimiento de las plantas que tenían nuestros antepasados con el que tenemos hoy en día, posiblemente nuestros antepasados obtendrían una nota media por encima del notable alto mientras que nosotros no superaríamos el muy deficiente. Es posible que esta sea una de las más sangrantes pérdidas de cultura popular que haya sufrido la humanidad en toda su historia porque, a pesar de todo, nuestra interdependencia de las plantas no ha variado ni un sólo ápice en todo este tiempo. Las razones para esta situación son múltiples, no hay un solo culpable.

Publicado en Opiniones

Artículos más visitados