El nombre de este jardín procede del curioso edificio de forma circular en el que se fabricaban tejidos para los uniformes militares. Se finaliza en 1783 pero el espacio exterior no se transforma en jardín hasta 1815, cuando adquiere la propiedad la familia Cabañas.

El diseño está marcado por macizos ordenados de setos de boj, con una glorieta central que tiene un cenador cubierto por trepadoras. En uno de sus lados hay una larga galería formada por arcos de cipreses recortados que se abren para ofrecer unas magníficas vistas sobre el río Tajuña. (Nota: parece ser que está temporalmente cerrado por obras)

Publicado en Jardinería e Historia

Artículos más visitados