Los frutales de pepita, como son el peral (Pyrus communis) y el manzano (Malus domestica), pueden sufrir el ataque de unos ácaros dañinos sobre todo porque pueden confundirse con otro tipo de problemas fisiológicos, lo que facilita que se vaya extendiendo el daño sin tomar las medidas oportunas.

Publicado en Fitosanidad

Artículos más visitados