Miércoles, 04 Mayo 2011 07:41

Sobre las cubiertas ecológicas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Hace algunos días me enviaron una propuesta para votar un proyecto denominado "Cubierta ecológica".

http://talentosdesign.fundacionbancosantander.com/ES/verobra/Cubierta-ecologica

Durante algunos días me estuve resistiendo a votar afirmativamente porque no lo veía nada claro. Sin duda se trata de una idea bien intencionada, pero deficiente. A pesar del entusiasmo evidente de la persona que lo ideó, el proyecto es una demostración de que aún queda mucho por hacer en cuanto a cultura ecológica.

Mis críticas al proyecto son las siguientes:

1. No resuelve el problema de la recogida de la lluvia. Sin eso, no puede funcionar. El problema de la lluvia es que no se concentra en un solo punto, por lo que no podremos conseguir que toda la lluvia caiga en el interior de nuestros depósitos.

2. Los depósitos llenos pesan varias toneladas. No exagero. Un metro cúbico de agua son mil litros, o sea, una tonelada. Es imprescindible diseñar la estructura portante para tener en cuenta estas fuertes cargas puntuales. No se puede instalar un depósito en una azotea que no haya sido calculada para ello.

3. Las instalaciones llevan un mantenimiento. Aunque el gasto de energía esté resuelto, las instalaciones tienen un mantenimiento que no podemos obviar. Las baterías, los motores, las tuberías, los aspersores,... Eso vale dinero.

4. Los aspersores tienen el sistema menos eficiente de reparto de agua, en cuanto a ahorro de agua se refiere. La evaporación y la deriva por el viento en zonas tan expuestas como las azoteas los hacen completamente inapropiados. Una buena parte del agua rociada se evaporará o se perderá por los laterales.

Una idea mucho mejor es construir algo parecido a las jardineras con autoriego, lo que de siempre se ha llamado una cubierta aljibe, con un depósito inferior, de la siguiente manera:

1. Construir un doble fondo en la cubierta de la azotea. Una especie de "plenum" cuya superficie superior sea porosa y el interior esté perfectamente impermeabilizado. La altura del plenum será en función de la pluviometría del lugar.

2. Sobre la superficie porosa se colocará el sustrato y se realizará la siembra.

3. Atravesando la superficie porosa habrá varias tiras de tejido sujetas a la superficie superior de la superficie porosa y descansando por debajo en la superficie inferior del plenum. Por capilaridad, el agua ascenderá por ellos hacia el sustrato.

El proceso de funcionamiento es el siguiente:

Al llover el agua será recogida por toda la superficie de la azotea, el exceso que no pueda retener atravesará el sustrato y drenará hacia el plenum donde se almacena. El reparto de peso hace innecesario reforzar la estructura. Cuando el sustrato se vaya secando porque deje de llover durante días, las tiras de tejido permitirán, por capilaridad sin gasto de energía, que el sustrato permanezca húmedo, tirando de la reserva de agua que hay bajo él.

Es una solución sin gasto de energía, sin instalaciones con mantenimiento, sin pérdidas por derivas o evaporación. Una solución mucho más sencilla, que son las que suelen dar los mejores resultados.

El problema real de las cubiertas de naturación, como así llevan décadas llamándose, es la elección de las especies para repoblar. ¿De dónde sacas la semilla para ello? ¿Utilizaríamos especies invasoras o las descartamos? ¿Cómo evitamos especies que puedan adquirir demasiado porte con los problemas de las raíces y del peso que acumulan durante su vida (como el caso de las higueras)?

Cuando alguien resuelva estos problemas, tendrá todo mi apoyo.

 

Visto 3240 veces Modificado por última vez en Lunes, 17 Septiembre 2012 10:50