Jueves, 03 Marzo 2011 20:09

Fabricación de una mesa de reproducción

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Nos proponemos crear un mueble para realizar tareas de reproducción de plantas. El objetivo es disponer de una superficie en la que tener bajo control los parámetros de luz, temperatura, humedad,... En ella podremos disponer de semilleros y esquejes de nuestras plantas con mayores probabilidades de éxito, adelantando por ejemplo la época natural.

No confundirlo con una mesa de cultivo, en donde lo que se busca es disponer de una superficie y un volumen para plantar y cultivar. A menudo estas mesas se utilizan para el cultivo de hortalizas en patios y terrazas.

Los parámetros a controlar son:

1. La luz la vamos a controlar con una lámpara de fluorescentes especiales para cultivo. Son lámparas que emiten en una frecuencia de radiación luminosa aprovechable por las plantas

2. La temperatura la vamos a controlar mediante un cable resistivo y un sensor de temperatura. El calor debe venir desde abajo, potenciando las raíces. Este es un principio de cualquier sistema de multiplicación (las clásicas "camas calientes ").

3. La humedad la vamos a controlar mediante sistemas de nebulización. Al ser el sistema más sofisticado de los 3, posiblemente su colocación la dejaremos para más adelante. No es imprescindible, aunque facilitaría mucho el manejo.

En este artículo iremos relatando la historia, con imágenes y demás. El proyecto probablemente dure varios meses en el tiempo, debido sobre todo a la poca disponibilidad en el tiempo, por lo que tenemos previsto que funcione a partir de la próxima temporada otoño-invierno. Ya veremos que tal sale el experimento.

PREPARACIÓN

El principal objetivo de este proyecto es conseguir una instalación que nos facilite la reproducción y multiplicación de nuestras plantas pero, a la vez, que suponga un elemento estético que nos permita disfrutar de ellas tanto en el interior de nuestras casas como en cualquier otro lugar protegido de la intemperie. Por supuesto, también es una instalación utilizable para el cultivo de plantas "difíciles", como las orquídeas, o para el cuidado y recuperación de plantas enfermas.

Para su realización, inicialmente disponemos de una lámpara de fluorescentes cuya longitud total es 125 cms. La lámpara corresponde con la imagen que se muestra a continuación.

Posee dos fluorescentes especiales de cultivo, (en este caso son GRO-LUX de Sylvana, muy utilizados en este tipo de instalaciones) de 36W cada uno. Son fluorescentes especialmente diseñados para el cultivo (el término GRO viene de GROW, "cultivo" en inglés). Deberemos realizar el dimensionado de la mesa teniendo en cuenta su longitud, en caso de que queramos utilizarla.

Nos surge la duda de si una mesa de cerca de metro y medio de longitud podría adaptarse bien a cualquier vivienda, uno de los objetivos fundamentales de este proyecto, como ya se indicó. Pensamos que, seguramente, sería mucho más fácil adaptar un mueble tipo estantería. El problema más importante que nos plantea el uso de una estantería es que se multiplica el número de elementos a controlar (luz, temperatura, humedad,...) al menos uno por cada estante.

Una posible solución para el uso de la lámpara con la solución de la estantería es colocarla vertical en uno de los laterales. El problema surge del crecimiento ladeado que puede provocar en las plantas, buscando la luz. Si bien esto podría solucionarse parcialmente instalando espejos en el lado opuesto a la luz, podría ser una solución no del todo satisfactoria por la estética y el peso final de todo el conjunto.

La estantería más fácil de encontrar y posiblemente la más económica si la adquirimos en kit, es la clásica de elementos metálicos formada por perfiles y baldas atornillados como la de la foto.

Las cualidades de resistencia física la hacen muy apropiada para el proyecto. Además, si el acabado es lacado, como en el caso de la imagen, contamos con un refuerzo extra contra los problemas derivados de la humedad. La adaptabilidad de las alturas de los estantes también es otro aspecto favorable. Por último, la forma de los estantes nos viene muy bien debido a que, si los montamos al revés de como supuestamente deber ían montarse (con la cara superior hacia abajo) forman unas bandejas con los bordes elevados que nos vienen de maravilla para nuestras instalaciones. Recordemos que nos proponemos calefactar la superficie donde estarán nuestros semilleros, bandejas y macetas y que esta superficie deberá estar formada por algún material que recubra el sistema de calefacción y que sea capaz de recibir el agua drenada sin problemas.

Parece evidente que, por desgracia, no vamos a poder utilizar la lámpara con la que contábamos pero, al menos será la forma de que todos partamos del mismo punto para la ejecución del proyecto.

 

EL SISTEMA DE CALEFACCIÓN

Como elemento importante de toda instalación para reproducción de plantas, dispondremos de un sistema para generar calor. Lo ideal es que este calor se emita de abajo a arriba, proporcionando un incremento de temperatura en la parte inferior de unos 5 a 10 grados. Esta diferencia térmica va a proporcionar a las plantas un estímulo para la emisión de raíces, que es al fin y al cabo lo que nos interesa.

Para ello, dispondremos en las bandejas de la estantería de cables térmicos. Estos cables son en realidad resistencias flexibles que se calientan cuando por ellas circula la corriente eléctrica. Lo ideal, si se tratara de un proyecto destinado a un producto comercializable, sería realizar todos los cálculos precisos para emplear el mínimo de materiales necesarios para conseguir los objetivos. Puesto que ese cálculo resulta complejo, no tanto por las ecuaciones en sí si no por la gran cantidad de condiciones ambientales que habría que considerar, hemos decidido realizar una instalación sobredimensionada, en el que emplearemos cables que nos proporcionen un mínimo de 100 Watios de potencia eléctrica por balda.

Salvo en situaciones extremas, en donde el mueble se halle a la intemperie y en condiciones meteorológicas muy adversas, estamos seguros de que el sistema no debería necesitar el máximo de la potencia disponible para mantener los parámetros de temperatura ideales. En nuestro proyecto dispondremos de sensores de temperatura de las bandejas y del aire sobre las bandejas, a la vez que dispondremos de un sistema de control de los cables térmicos que nos permitirá monitorizar la potencia necesaria para mantener las condiciones en distintas situaciones ambientales. Con estos datos empíricos elaboraremos una tabla de referencia para que cualquiera pueda construir su propio sistema en función de sus propias condiciones y necesidades, sin que sea imprescindible todo el sistema de control.

...

 

Visto 5137 veces Modificado por última vez en Lunes, 17 Septiembre 2012 10:50