Viernes, 26 Enero 2018 00:10

La poda de forsitias Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(3 votos)

CaForsitia cubierta de floresnsado de ver cómo, año tras año, aniquilan las floraciones de las forsitias de los parques de la capital, me he decidido a escribir este artículo. Como podremos comprobar, se trata de una de las podas más fáciles de hacer; basta sólo con tener en cuenta unos aspectos muy básicos.

La forsitia o vara de oro (Forsythia viridissima, Forsythia suspensa, Forsythia x intermedia) es un arbusto caducifolio que su mayor esplendor lo demuestra en su época de floración, justo antes de la brotación de sus hojas. Como si de un árbol frutal se tratara (como el almendro, cerezo, ciruelo, manzano...) en los primeros días de la primavera meteorológica, las ramas más jóvenes se cubren de grandes flores, en su caso de un brillante color amarillo. Posteriormente, las flores caen para dar paso a la brotación foliar. El resto del año es un arbusto que no llama la atención ya que no tiene ningún aspecto que brille en particular, ni sus frutos (cuando cuajan) ni sus hojas son llamativas, comparándolo con otras especies con las que se suelen combinar.

Si, como mandan los cánones, los que han recibido el encargo de cuidarlas, recibieran la inspiración de eliminar desde la base algunas de las ramas más viejas, favoreciendo el rebrote desde abajo del arbusto, el arbusto llegaría a la primavera ofreciendo un magnífico espectáculo, como muestra la primera fotografía que ilustra este artículo. A la vez que se eliminan algunas de las ramas viejas desde la base, se deben respetar la integridad de aquellas ramas jóvenes que hayan brotado desde abajo el año anterior y, desde luego, nada de poda de despunte. 

Forsitia avenjentada en la base por una mala podaSin embargo no, no lo hacen así. Lo triste de todo es que los cortarramas (a los que me niego a llamar podadores) reciben, con la llegada del invierno, el antinatural instinto de acortar sus ramas más jóvenes, como si de un seto se tratara, sacrificando así su profusa floración posterior. Una y otra vez (no se puede hablar de un error aislado o esporádico) se limitan a cortarles el flequillo, eliminando con ello la mayor parte de la floración antes de que se produzca, dejando que la parte inferior del arbusto se vaya haciendo más y más viejo, incapaz de volver a florecer, y ofreciendo un espectáculo lamentable, como muestra la imagen tomada por mí en el parque de La Concordia de Guadalajara, a la izquierda de estas líneas.

Forsitia mal podada en florComo se puede ver por el estado del ejemplar de la foto de la izquierda, no es un problema del último año: por desgracia es un problema enquistado en el savoir faire del o de los responsables de la poda: a cualquiera le dan unas tijeras y, lo que es peor, las utiliza.

Y para que no se diga, he incluido a la derecha una imagen tomada a mediados de marzo del año 2018, hace unos días (he editado el artículo para poder incluirla). Se puede comparar el resultado con la imagen inicial de este artículo: se puede ver un arbusto envejecido, escasamente florido, un desastre en relación a lo que podía haber sido de haber seguido unas directrices muy básicas, las expuestas en este artículo, que son de general conocimiento entre los profesionales del sector. Este año ni siquiera le han despuntado las ramas más jóvenes: al menos este año no han reducido la ya de por sí escasa floración que ha podido acumular la pobre. Eso que hemos ganado.

Por favor: no nos penalicen más. ¡Queremos disfrutar de nuestras forsitias! Y, si pudieran hablar, ellas también preferirían que las podaran correctamente.

Visto 480 veces Modificado por última vez en Viernes, 23 Marzo 2018 08:14