Lunes, 05 Marzo 2012 14:35

El Parque del Antiguo Recinto Ferial de Guadalajara (1/3) Destacado

Escrito por J. J. Fernández
Valora este artículo
(3 votos)

Vista del Panteón de la Duquesa de la Vega del PozoComenzamos hace unos meses una andadura en la que tratábamos de dar cabida a todo aquello relacionado con el mundo de las plantas ornamentales y la Historia. En aquella ocasión dimos cuenta de la Historia del primer parque público de la ciudad de Guadalajara, el Parque de la Concordia. En esta ocasión viajamos hasta el presente para mostrar la que acompaña al último de los parques públicos inaugurado en la ciudad: el Parque del Antiguo Recinto Ferial.

INTRODUCCIÓN

Se le conoce por varios nombres (Parque del Panteón, Parque del Antiguo Recinto Ferial, Parque de Adoratrices,...), pero la gran maravilla es el medio en el que está ubicado. Desde sus bancos y sin hacer un gran esfuerzo se puede disfrutar de unas vistas artísticas incomparables, monumentos que desde hace sólo algo más de una centuria es uno de los conjuntos más importantes del arte en la ciudad de Guadalajara.

Sin embargo, detrás de todo esto existe una historia que ha transcurrido durante estos últimos cien años y que conociéndola nos hará querer y apreciar más aún a esos edificios y, por ello, al parque, a partir de los cuales ha nacido. Procuraremos hacer un repaso somero pero lo más completo posible por cada una de las partes que compone ese maravilloso conjunto.

UBICACIÓN DEL PARQUE

Localización de la parcelaNo hace falta explicar a los Guadalajareños la ubicación del Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo. Pero para el visitante foráneo, para los que recaben en nuestra Web, os mostramos en la imagen adjunta su situación.

Como se puede ver, se trata de unos terrenos importantes en extensión y, además, la cercanía a la N-II que circunvala la ciudad desde el suroeste hasta en noreste, hace que sea visible incluso desde la carretera.

Si quieres ver la imagen adjunta con más detalle, puedes hacer clic sobre ella, al igual que sobre cualquiera de las imágenes que aparecen en este artículo.

LA FAMILIA DESMAISSIERES

Debemos de empezar remontándonos algunas generaciones para llegar a Arnaldo Desmaissieres Rassoir 1733-1813, natural de Valenciannes (Burdeos), militar de profesión.

Su hijo, Miguel Desmaissieres Flores, nacido en León en 1779 y fallecido en Madrid en 1822, de profesión también militar y heredero de grandes extensiones de viñedos en el Bordelés; Miguel se casó con Bernarda López Dicastillo Olmeda, nacida en Madrid 1774 y fallecida en Madrid en 1848; Condesa de la Vega del Pozo y Marquesa de los Llanos de Alguazas. Este matrimonio tuvo cinco hijos vivos; Diego, Luis, Engracia, María Micaela y Manuela.

Vamos en este momento a resaltar a María Micaela que en su amistad con San Antonio María Claret y Clará, que fue su director espiritual y también confesor de la reina Isabel II. San Antonio María Claret había nacido en Sallent (Barcelona) en 1807. Como anécdota diremos que fue amigo y condiscípulo de Jaime Balmes.

Bajo su dirección espiritual María Micaela fundó la congregación de las monjas Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad; dedicada a la educación de las jóvenes y aprobada en 1861 por el Vaticano. María Micaela siempre estuvo protegida por el administrador de la familia Desmaissieres, Don Cirilo María Calvo.

María Micaela había nacido el 1 de enero de 1809 como Micaela Desmaissieres López de Dicastillo, Marquesa de Jorbalán y murió en Valencia el 24 de agosto 1865 durante una epidemia de cólera que azotó a la ciudad.

En el siglo XX fue elevada a los altares como Santa María Micaela del Santísimo Sacramento. Dando comienzo su proceso de canonización en 1889 que concluyó el 4 de marzo de 1934.

El hijo primogénito Diego Desmaissieres López Dicastillo Olmeda nacido en Madrid el 12 de junio de 1806 y murió en Pau (Francia) en 1855. Conde de la Vega del Pozo y Marques de los Llanos de Alguazas. Su profesión fue la de diplomático y diputado por Guadalajara en 1844 y senador vitalicio en 1846, 1850, 1851 y 1853.

Don Diego se casó con María Nieves Sevillano Sevillano nacida en Vicálvaro en 1817 y fallecida en Guadalajara en 1882. Hija de Don Juan Sevillano Fraile (1790-1864) y su madre Dña. Juana María Nicolasa Sevillano Sevillano. Al padre se le concedió el título de Duque de Sevillano con Grandeza de España a partir de la llamada "Vicalvarada", golpe político cuya cabeza visible fue el general Leopoldo O'Donell, por lo cual fue derrocado después de una década de gobierno en el año 1854 el partido conservador gobernado por el Sr. Sartorius, Conde de San Luis.

Don Diego Desmaissieres y Doña Nieves Sevillano tuvieron dos hijas; María Nieves (1850-1853) y María Diega (1852-1916) que murió en Pau (Francia).

En 1855 a la muerte de Don Diego, su viuda Doña María Nieves Sevillano de Desmaissieres y su hija Doña María Diega Desmaissieres Sevillano se trasladaron a vivir a la ciudad de Guadalajara en el Palacio que en la actualidad es el colegio de los Maristas en la plaza de Beladíez.

A la muerte de Doña María Nieves Sevillano, ya duquesa de Sevillano, en 1882, 27 años después de su marido Don Diego, quedó como única heredera Doña María Diega Desmaissieres Sevillano, Condesa de la Vega del Pozo, Marquesa de los Llanos de Alguaza, Duquesa de Sevillano, así como poseedora de una inmensa fortuna valorada a finales del siglo XIX en unos 100 millones de pesetas de plata. Tenía entonces Doña María Diega 30 años.

No se casó y dedicó el resto de su vida a hacer el bien y la caridad, especialmente a los estratos más humildes de la ciudad de Guadalajara.

LA OBRA ARTÍSTICA Y SOCIAL

Doña María Diega se dedicó principalmente a la atención de las personas humildes y para ello aportó su ayuda económica al asilo municipal de donde fue nombrada Patrona Protectora.

Tenía Doña María Diega una finca de su propiedad de más de 50 Has. en donde quiso construir un complejo de múltiples usos y de grandioso aspecto, donde pudieran encontrar trabajo todas aquellas personas que lo necesitaran. Por ello en 1888 el ayuntamiento de Guadalajara la nombró Hija Adoptiva. Para conseguir este proyecto contrata al arquitecto burgalés Don Ricardo Velázquez Bosco. El complejo consta de tres edificaciones principales y se construyó entre 1885 y 1916.

Primero, el edificio de colegio para jóvenes con necesidad de ayuda y protección; cuyo edificio después de la Guerra Civil española (1936-1939) fue dedicado a ser academia de infantería hasta el año 1948, en el que la ubicación de esta academia fue otra vez trasladada a Toledo. A partir de aquí se volvió a dedicar a colegio para jóvenes bajo las directrices de las monjas Adoratrices. En la actualidad está dedicado a colegio mixto concertado para estudios de enseñanza secundaria.

Segundo, la iglesia de Santa María Micaela. Es una joya arquitectónica donde se mezclan con mucho arte los estilos, predominando el estilo mudéjar en la decoración y artesonado. Destaca como pieza más importante el arco del coro y sus 3 arcos gemelos de las naves laterales y del altar, así como los relieves del Viacrucis. En el arco del coro se combina el arte renacentista, islámico y mudéjar. En la actualidad la iglesia de Santa María Micaela se ha convertido en parroquia. En el pabellón de la entrada, a mano izquierda, donde se ubica el despacho del párroco, existe una capilla que es la que habitualmente se usa para la celebración de los actos parroquiales, debido a que la iglesia al caracer de calefacción resulta fría para las celebraciones invernales.

Tercero, el Panteón. Una magnífica obra con un cierto estilo neobizantino y que sirve de lugar de enterramiento:

  • Doña María Diega Desmaissieres Sevillano (1852-1916). Condesa de la Vega del Pozo, Marquesa de los Llanos de Alguaza y Duquesa de Sevillano. Descansa bajo un grupo escultórico que corona su tumba en la que unos ángeles portan su cuerpo.
  • Doña María Nieves Desmaissieres Sevillano. Su hermana mayor (1850-1853) fallecida a los 3 años de edad.
  • Don Diego Desmaissieres López de Dicastillo. Su padre (1806-1855) embajador y político. Conde de la Vega del Pozo y Marqués de los Llanos de Alguaza.
  • Doña María Nieves Sevillano Sevillano. Su madre (1817-1882) Duquesa de Sevillano
  • Doña María Juana Sevillano. Abuela materna.
  • Doña Bernarda López de Dicastillo y Olmeda. Abuela paterna (1774-1848) Condesa de la Vega del Pozo, Marquesa de los Llanos de Alguaza, Camarista de la reina María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV.
  • Don Juan Sevillano Fraile. Abuelo materno (1790-1864) Duque de Sevillano, Grande de España
  • Doña Nicolasa Sevillano Sevillano. Tía materna.
  • Doña Engracia Ceferina Desmaissieres. Tía paterna (1807-1855)
  • Don Manuel López de Discastillo Olmeda. Tío abuelo paterno

En este Panteón, según los estatutos de la Fundación "San Diego de Alcalá" no se podrán enterrar más cuerpos.

LOS ARTISTAS

Ya conocemos a la familia y la obra desarrollada por ella. Ahora nos interesa saber quienes fueron los que lograron construir estos monumentos.

Tenemos en primer lugar al arquitecto Don Ricardo Velázquez Bosco que, como ya sabemos, había nacido en Burgos en 1843 y que Doña María Diega lo contrató para llevar a cabo las obras.

Construyó el palacio residencial en la Plaza de Beladíez, hoy colegio de los Maristas. Pero la obra más importante del arquitecto es la Fundación Piadosa o Asilo de Pobres y el Panteón donde hoy reposan los restos de Doña María Diega Desmaissieres con algunos de sus familiares. Estas obras junto a la magnífica iglesia de Santa María Micaela es, sin lugar a dudas, una de las obras arquitectónicas más importantes de finales del siglo XIX en España.

Velázquez Bosco también intervino en otras obras conocidas: la casa de Velázquez y el Palacio de Cristal del Retiro (Madrid) la restauración de la Mezquita de Córdoba, construyó la Escuela de Minas de Madrid, el ministerio que existe enfrente de la estación de Atocha, etc.

Se dice que Don Ricardo Velázquez Bosco tenía un estilo ecléctico en su arquitectura; se dice esto cuando el artista pone de manifiesto la utilización de forma selectiva de arquitectura clásica y arquitectura del Alto Renacimiento de la que resulta una combinación de formas y conceptos tenidos en un principio por incompatibles. Como resultado se podría decir que el artista procura conciliar las doctrinas artísticas que le parecen mejores, aunque procedan de diversos momentos culturales.

Otra referencia debe hacerse al escultor Don Ángel García Díaz, nacido en Madrid en 1873 y fallecido en Madrid en 1954. Inició su andadura artística en el taller de damasquinado de Eusebio Zuloaga. Estudió en Roma, Turín y París, entre 1900 y 1905.

En el Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo es autor, entre otras, de las siguientes obras:

  • Escultura de San Diego de Alcalá
  • Escultura de Nuestra Sra. de las Nieves
  • Grupo escultórico que corona la sepultura de la propia Condesa que representa a los ángeles llevando su cuerpo (acabado en 1921)
  • Escudo de la fachada del Edificio de la Fundación.

También tiene otras obras conocidas:

  • Las cariátides del Instituto Cervantes
  • Diversos motivos escultóricos en el actual ayuntamiento de Madrid
  • El ministerio enfrente de la estación de Atocha
  • La iglesia de San Miguel y San Benito, frente al retiro
  • El casino de la calle de Alcalá
  • La escuela de minas de Ríos Rosas

El pintor Don Alejandro Ferrat y Fichermans nacido en Madrid en 1843 y fallecido en Madrid en 1917. Fue presidente de la sección de pintura en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Algunas de sus obras son las siguientes:

  • Trabajó en los frescos del Palacio de Linares
  • En el oratorio de Miramar de San Sebastián
  • Los frescos de la iglesia de San Francisco El Grande de Madrid

Practicó distintas técnicas pictóricas: fresco, óleo, acuarela,... y su cuadro "El pintor Francisco Pradilla" pasó al museo nacional de El Prado en 1971.

Su pintura en el Panteón "El Gran Calvario" que está puesto a modo de retablo detrás del altar del Panteón es su aportación a esta magna obra.

Además de estos artistas contribuyeron a la edificación de esta gran obra de arte infinidad de artesanos y trabajadores de todo tipo. Sirva como ejemplo Daniel Zuloaga, ceramista y autor de la magnífica cúpula del Panteón.

Al morir Doña María Diega de forma repentina en Pau (Francia) sin haber hecho testamento, sus posesiones en Francia pasaron al Estado francés y las españolas dieron lugar a que sus herederos colaterales se reunieran en Madrid ante notario el 17 de diciembre de 1926 donde se realizó la escritura de la Fundación San Diego de Alcalá.

HEREDEROS DE DOÑA MARÍA DIEGA DESMAISSIERES

Ante notario en 1926 se reunieron en Madrid las siguientes personas:

  • Doña Blanca de Solís y Desmaissieres.-  Representando a su esposo Don Ricardo de Roxes y Solís, Marqueses de Tablantes y Condes del Sacro Imperio - Sevilla.
  • Don Joaquín Fernández Prida.- Representando a: Don José Ramón y Doña Rafaela Montes Miranda.
  • Don Manuel de Argüelles y Argüelles.- Representando a Don José Valdés Mathien - Marqués de Casa Valdés.
  • Don Germán de la Mora y Abarca.- Representando a: Doña Manuela, Don Manuel y Don Pedro de Solís Desmaissieres - Sevilla.
  • Doña María del Rosario y Doña María García Solís Desmaissieres - Granada.
  • Don Vicente Castañeda y Alcocer.- Como mandatario de las monjas Adoratrices.

Acuerdan, entre otras cosas:

  • Con los monumentos se forman 2 lotes. Primero el Panteón sin valor nominal alguno. Segundo el edificio del colegio y la iglesia con un valor de 600.000 pesetas del año 1926.
  • Como ya sabemos en el Pantéon no se podrá enterrar a más fallecidos. La Fundación velará por la conservación del Panteón que, como se ha escrito, tiene valor monumental pero nunca económico.
  • Se resuelve que el patronato de la Fundación lo ejerce el instituto denominado: Adoratrices y Esclavas del Santísimo Sacramento de la Caridad. Esto, además, es para siempre.
  • La Fundación se llamará “San Diego de Alcalá”, forma jurídica de la congregación religiosa.
  • El domicilio de la Fundación, para siempre, será la ciudad de Guadalajara.
  • El patronato no rendirá ningún tipo de cuentas.

LA EXPROPIACIÓN FORZOSA

En el año 1978 el patronato cede al Ayuntamiento de Guadalajara el uso del terreno para la instalación de las Ferias durante las Fiestas de la ciudad, y también de otros eventos que ejecuten durante el año y que se atengan a un uso ético de la zona. En estas condiciones el Ayuntamiento usa los terrenos hasta el año 1985.

En el año 1985 el Ayuntamiento de Guadalajara llega a un acuerdo con el patronato y arrienda el recinto Ferial, llamado de las Adoratrices, por un año, prorrogable año a año hasta otros cinco, lo que equivale aproximadamente al año 1990.

Por este concepto el Ayuntamiento abonará al patronato el 60% de los ingresos que se obtengan del arrendamiento del recinto ferial a las atracciones de las Fiestas.

Vista de la puerta monumental de la verjaEn 1987 se expropian los terrenos, correspondiendo esta expropiación forzosa a los terrenos cuya descripción y extensión figuran en los informes del ingeniero topógrafo municipal para integrarlos en el sistema general de espacios libres del municipio... “Previa la mediación y aprobación de los proyectos de obras correspondientes, que incluían el traslado de la verja del paseo de San Roque a su nueva ubicación como cerramiento del recinto del Panteón. Las Ferias siguieron celebrándose en estos terrenos hasta el año 2007, es notable el tramo correspondiente a San Roque, formado por una verja de forma artística montada sobre zócalo de piedra, con una artística portada de acceso, en el mismo estilo arquitectónico que el Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo y diseñada por el arquitecto Velázquez Bosco. En su momento esta parte de los terrenos formó un único recinto con dicho Panteón.”

La corporación municipal asumió el traslado de la verja que cierra la finca por el lado del paseo de San Roque a efectos de conseguir un cerramiento en el Panteón. Estos trabajos se ejecutarán con carácter previo a la apertura al público de los terrenos expropiados, destinados a usos y servicio públicos, durante el ejercicio 1987. La extensión de la superficie expropiada fue de 42.717 m2 por lo que el Ayuntamiento abonó al Patronato 60 millones de pesetas del año 1987.

Acta del terreno llamado de las Adoratrices en 1987, siendo alcalde Don Javier de Irizar. Esta expropiación estaba de alguna forma ligada al Plan General Sector UP-1 (Urbanizable Programado) Certificado de los terrenos expropiados de propiedad de las Adoratrices UP-1.

  • AMGU 400522 EXPEDIENTE - ADORATRICES 7 DE MAYO DE 1987
  • AMGU 412526 EXPEDIENTE 1992 - CONVENIO URBANÍSTICO ENTRE EL AYUNTAMIENTO DE GUADALAJARA Y LA FUNDACIÓN SAN DIEGO DE ALCALÁ (ADORATRICES) SECTOR UP-1
  • AMGU 412555 EXPEDIENTE 1993 - DECLARACIÓN DE BIEN DE INTERÉS CULTURAL AL COMPLEJO ADORATRICES, PANTEÓN Y FUNDACIÓN DE LA CONDESA DE LA VEGA DEL POZO, FUNDACIÓN SAN DIEGO DE ALCALÁ
  • AMGU 434580 EXPEDIENTE 21 DE JULIO DE 1993 - REMISIÓN DE ACUERDO DEL CONSEJO DE GOBIERNO DE LA JUNTA DE COMUNIDADES DE CASTILLA LA MANCHA A LA FUNDACIÓN SAN DIEGO DE ALCALÁ: DECLARACIÓN DE BIEN DE INTERÉS CULTURAL DEL INMUEBLE DE DICHA FUNDACIÓN DE GUADALAJARA

Se refiere al edificio RR.MM. ADORATRICES

Según el certificado de 7 de mayo de 1987 los terrenos se dividen de la siguiente manera:

  • Finca nº1. 162.295 m2 (ref. catastral 69-76-0-02 y 69-76-0-04)
  • Finca nº2. 43.962 m2 (ref. catastral 69-76-0-01 y 69-76-0-03)

VALORES

Finca urbana, asilo y capilla. 162.295 m2. 600.000 pts del año 1926

Finca urbana, Panteón. 43.962 m2. No tiene valor mercantil.

La extensión superficial de la parte segregada fue de 42.717 m2, por lo que se ha abonado al Patronato 60 millones de pesetas del año 1987.

Detalle del estado semi-ruinoso de la verja monumentalMerece un comentario el problema de la verja del paseo de San Roque.

Sabemos que la proyectó el arquitecto Velazquez Bosco y sabemos que la proyectó para su ubicación actual. Por lo tanto, cuando se pensó en su traslado, rodeando el Panteón, no se ha tenido en cuenta el proyecto del autor y por ello el posible deterioro que pudiera haber producido este traslado y la valoración artística final; que nos tememos que podría quedar convertida, la preciosa verja y sus puertas, en un auténtico churro.

El historiador y cronista Doctor Herrera Casado, muy minucioso y conocedor de todo lo concerniente a Guadalajara, y muy especialmente al Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo, no parece que vea muy claro este traslado y debemos entender que estamos totalmente de acuerdo con él, pues además de lo escrito el Doctor Herrera Casado es una referencia segura en estos casos.

Sin embargo, y en lo referente a la verja, no es aconsejable su traslado pero, en cambio, hemos de tener en cuenta el estado de deterioro que presenta. No olvidemos que es parte, y parte importante, de una obra de arte que la estamos dejando desaparecer sin hacer absolutamente nada para su conservación, aquí se hace un llamamiento a las personas que pudieran decidir sobre la restauración y conservación de la mencionada verja y les pedimos que hagan un esfuerzo por su mantenimiento pues es un bien artístico de irreemplazable valor de la ciudad de Guadalajara.

EL PARQUE

Vista del Panteón desde la zona de juegos infantilesEl entorno del parque de las Adoratrices donde se celebró aproximadamente durante 25 años el Ferial, y que fue expropiado en 1987, como decimos, este recinto del Antiguo Ferial se ha convertido en un parque de 37.000 m2 de zonas verdes y casi 11.000 m2 de aparcamiento subterráneo que dispone de 423 plazas de residentes en rotación.

Pero no es la primera vez que se intenta confeccionar un jardín rodeando al Panteón. El Doctor Herrera Casado comenta que se estuvo cerca de contratar al artista jardinero Cecilio Rodríguez, autor de la rosaleda del Retiro madrileño, para que diseñase un jardín que encajara con el medio, el Panteón, y que por lo tanto fuera un jardín relacionado con la muerte. No fue posible.

También sabemos que ha habido trabajos fin de carrera sobre convertir el Antiguo Recinto Ferial en un parque-jardín. Todo esto es muy importante cuando al fin el Ayuntamiento de Guadalajara decidió trasladar la Feria a otro lugar y proyectar una zona ajardinada en el llamado Parque de las Adoratrices o el Antiguo Recinto Ferial.

Este parque fue realizado en dos partes. Una que llamaríamos la primera fase y cuyo proyecto se titula: “Recuperación medioambiental, social y paisajista del antiguo recinto ferial de Guadalajara” que data de enero de 2009 y tiene una extensión aproximada de 19.600 m2 que consideramos aceptable y que sólo hacemos destacar que es el espacio donde se ubican las puertas y la verja ya comentadas y, que reitero, están en una vergonzosa ruina artística. Lo que podríamos llamar segunda zona o segunda fase tiene un área de 18.350 m2 y en ella se ubica el aparcamiento de lo automóviles con 11.000 m2. Esta fase podríamos llamarla “Implantación con aparcamiento”.

Del aparcamiento pocos comentarios podemos hacer, ya que es una cuestión muy técnica. Sin embargo los jardines de superficie de esta segunda fase podemos decir que son francamente mejorables, están mal imaginados y pueden ser mejorados en lo que respecta a trazado, zonas verdes, limpieza y, en último extremo, dan sensación de frialdad.

De todas formas, como decimos al comenzar este artículo, nos ha gustado la idea del parque y, muy especialmente, por los monumentos que lo coronan. Esperamos y deseamos que los posibles desfases se puedan ir subsanando.

AGRADECIMIENTOS

Al igual que en ocasión del artículo sobre el Parque de la Concordia, es menester el agradecimiento al Ayuntamiento de Guadalajara, significándolo en la persona de su actual alcalde D. Antonio Román y, en especial, a D. Javier Barbadillo jefe del archivo del Ayuntamiento, por su inestimable guía.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

 

Visto 5120 veces Modificado por última vez en Miércoles, 03 Mayo 2017 20:18